Secretos de alcoba


“Hoy son las principales presas de los “sabuesos” privados. Ellas trabajan y se sienten dueñas de sus cuerpos. Se cuidan más que los hombres a la hora de dejar indicios y señales, y no revelan su secreto ni a sus amigas íntimas”.

Con esta introducción el diario Clarín, de una nota de Mariana Iglesias, abre este mundo secreto femenino que si bien es conocido desde siempre, sigue inquietando a los hombres.
Uno de los detectives relata su experiencia: “actualmente tengo más clientes hombres que mujeres. Los seguimientos pedidos por los hombres son los más fáciles. Ellos vienen a pedir que investiguen a su mujer cuando ya es obvio que tienen un amante y están a punto de echarlos de su casa”. Ocurre que la mujer es mucho más cuidadosa a la hora de tener sexo fuera del matrimonio. No deja indicios ni señales, y es uno de los secretos capaz de callar, aún antes sus mejores amigas.
Si una mujer desconfía tiene razón, no se equivoca. El hombre tiene tan poca percepción, que a veces nos contrata y la mujer no tiene ningún amante, señala.
Otro detective dice que la infidelidad de la mujer ahora “se visualiza más” y hace hincapié en el rol de la tecnología: internet, chat, celulares…todo favorece que el engaño sea más fácil y discreto.


Según la nota, el perfil de las infieles es el siguiente:

- Entre 35 y 45 años
- Profesional, secretaria, azafata, empleada en una empresa.
- Casada hace unos años.
- Tiene hijos.
- Usa tecnología habitualmente (celular, chat, mail).
- Horario de infidelidad: antes o después del trabajo.


Signos de infidelidad.-

- Alegría sin motivo aparente.
- Uso del sarcasmo o la ironía en el diálogo con la pareja.
- Indiferencia ante la posible ruptura de la relación.
- Constantes salidas con amigas, mucho más de lo usual.
- Pérdida del interés sexual y hasta rechazo de la intimidad con su pareja.
- Esmero por lucir atractiva al salir del hogar.
- Mentiras y contradicciones.


La sexóloga Diana Resnicoff dice que “asistimos a un crecimiento de la infidelidad que igualó a hombres y mujeres. La mujer trabaja, se autoabastece y entonces reclama, elige, se siente segura y dueña de su cuerpo. Perdió el miedo y no acepta que su compañero tenga otras historias”.

¿Qué hacer con la infidelidad?

Hay una fidelidad que es la de los juramentos, que tiene que ver con aspiraciones ideales. Hay otra fidelidad cotidiana, ardua e imperfecta, que se construye día a día entre dos personas a partir del amor, la tolerancia, y el entendimiento sexual. Por ello, la fidelidad no se jura ni se reclama: se obtiene, señala el Dr. Horvat.

Ana Von Rebeur hace una versión interesante y humorística del tema:
“El cuchicuchi que supimos conseguir”.


Lo de “hasta que la muerte nos separe” era un discurso bonito cuando la gente moría a los 30 años de parto o una herida mal curada. Ahora que la gente vive casi un siglo, el plan de pasar 30 o 50 años con la misma pareja, sólo se entiende por 2 motivos: a) la pareja nos da demasiadas cosas buenas como para perderla, o b) nos da una pereza terrible buscar a otro.
Las mujeres con pareja pueden fantasear con amantes, pero no tienen ni tiempo ni ganas de andar buscando a otro por varios motivos:


1. Habría que maquillarse y vestirse.
2. En el fin de semana, queremos dormir.
3. A juzgar por lo que cuentan las amigas solteras, el panorama masculino fuera, es calamitoso.



Entonces nos quedamos con el cuhicuchi conocido que supimos conseguir.
Ahora, la mujer espera más de la vida que su bisabuela, y no se queda con un tipo que no la trate como merece. Entonces piensa “qué pasaría si…”. Se lanzaría a la aventura en 4 casos:


1. El marido la tiene abandonada sexualmente.
2. Él le fue infiel y ahora le toca a ella.
3. Él la considera cocinera, niñera, pero no mujer.
4. Él prefiere mirar una propaganda por la tele que a ella.



Es muy simple: si la mujer es infiel, la culpa la tiene el marido. A una mujer bien atendida ni se le pasa por la cabeza probar con otro. Aunque si el otro es George Clooney, que canta como Arjona y tiene la plata de Bill Gates no va a ser tan tonta…pero ¡eso es ciencia ficción!



Es sólo una pregunta que tiro al aire, pero los infieles…¿pueden dormir con la conciencia tranquila?.


Fuente: diario Clarín
Foto de Flickr



Post Relacionados por categorias


18 comentarios:

  1. Agregaría en la parte que dice "Se lanzaría a la aventura en 4 casos:"
    5. Él provee menos dinero al hogar que su mujer"...

    ¿No le parece?...

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Como respuesta a tu última pregunta, creo que no pueden dormir con la conciencia tranquila... Se la sacan y la guardan en el armario...
    Buena semana, Marcela!

    ResponderEliminar
  3. ¿ciencia ficción? ¡pero si ese es mi perfil!

    La verdad es que la mujer en esto también está discriminada, claro que los tiempos han cambiado mucho y creo que hoy hay casi tantas infieles mujeres como hombres.

    Por experiencia la infidelidad no es buen negocio, sólo fui infiel una vez y me salió bastante mal, no lo recomiendo.

    Besoss

    Oye, todo un acierto poner a Sinatra en la musiquilla del blog, soy un adorador de Sinatra.

    ResponderEliminar
  4. Tampoco debemos olvidar que un hombre que es feliz con su relación la piensa dos veces antes de ser infiel a su pareja!!

    ResponderEliminar
  5. Yo me subo en este párrafo de de Joaquín Sabina...

    De sobras sabes que eres la primera, que no miento si juro que daría
    por ti la vida entera, por ti la vida entera,
    y, sin embargo, un rato, cada día, ya ves, te engañaría con cualquiera, te cambiaría por cualquiera.
    Ni tan arrepentido ni encantado de haberme conocido, lo confieso.
    Tú que tanto has besado tú que me has enseñado,
    sabes mejor que yo que hasta los huesos sólo calan los besos que no has dado, los labios del pecado.


    Yo fui infiel, soy infiel y moriré infiel.... ¡Pero ojo! Lamento hasta los huesos ser como soy (suelo decirlo en la primera cita -pero se ríen- y piensan que es una broma....sincero). Te dejo una canción que me recuerda -y opino-... de la imposibilidad de perdonar una infidelidad

    Mienteme


    Besos desde Madrid

    ResponderEliminar
  6. Una amiga me preguntó hace poco si es más fácil ser fiel que ser leal...

    Y me quedé pensando en que uno no se puede dar sin lo otro...

    ¿O sí?

    Besos Marce.

    ResponderEliminar
  7. Excelente la disyuntiva que planteó Blas... No es lo mismo. Lealtad parece exigir un compromiso mayor; es más, uno puede ser fiel, sin ser leal, y creo que tampoco sirve. Algunos infieles crónicos se dicen leales... Será así?
    Dá para tratarlo, no?

    ResponderEliminar
  8. Marcela:
    Estuve leyendo en tu blog tus textos y realmente te felicito por los buenos articulos publicados.Escribis muy bien. Hoy abri mi blog que te invito a conocer. Bueno te dejo un cariño y hasta pronto. Lucia.

    ResponderEliminar
  9. Hola Marce: mientras escucho Mienteme te escribo este coment. Leí la nota el domingo, no sin reirme bastante de nuestras supuestas ventajas de ser mujeres. Hay infieles crónicos, hay infieles circunstanciales y hay pocas personas que se animan a cortar una relación antes de la posibilidad de ser infieles. El perfil de las mujeres está cambiando a pasos agigantados, y quedan pocas que piensen que cuando hay otra cosa que les revuelve el corazón es porque el amor en su pareja se ha terminado. Mi corazón se agita muy poco y es el que me dicta en qué dirección debo ir. No hay como ser fiel a uno mismo y a la persona que ha estado con nosotros para formar una familia. Ahora: todas las infidelidades pasan por el corazón? Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Excelente tema. La infidelidad comienza siendo con uno mismo.
    Superada esa "barrera", podemos decir que el corazón puede caer en una trampa, aunque en la mayoría de los casos lo interpreto como un juego de poder PODER, descubrirse y sentirse renovado por la conquista.
    Es como un bautismo. La diferencia es que no es de purificación, algunos aún sabiendo que usan agua sucia, argumentan que no les molesta su mugre porque ...aman su tierra!!
    Hay argumento para todo.
    Si queremos salvaguardar la figura del infiel, creamos un mecanismo universal de adicción que le asegure verse beneficiado por estar en el umbral del cuadro patológico y queda impune.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Cuantas excusas pone la gente querida Marce, para algo de tan simple lectura!
    Se la disfraza y se la justifica responsabilizando al otro y se�alando sus carencias, es una manera f�cil de no rendir cuentas a la conciencia.
    Yo no la justifico, para m� es la ant�tesis de la honestidad, de los sentimientos profundos, de la libertad y por supuesto del amor.
    La fidelidad es algo muy serio y de una grandeza que ennoblece, regida por los sentimientos pero tambi�n por valores de respeto y los mejores conceptos.No hay motivo para dejarla de lado, aunque los sentimientos cambien, porque siempre existe la posibilidad de una nueva b�squeda pero con todos los derechos que nos confiere la honestidad.
    besos amiguita, desde un Montevideo ��helado!!
    Patricia

    ResponderEliminar
  12. Je, claro que pueden, y roncan!!!!!! Al menos los hombres pueden. Y creo que las mujeres cuando saben porque son infieles, tambien. No da culpa engañar a alguien que no te ve que estas ahi.
    Algunas cosas son realmente extranas, y hasta graciosas, no estoy a favor de la infidelidad, porque de hecho, es mejor apartarte de alguien que no te da lo que vos queres como pareja.

    "entre 35 y 45" : y claro!!!!! Cuando ya nos cansamos que nos engañen a nosotras!!!!!!!!

    Otra cosa me llamo la atencion: signos de que una mujer es infiel: "alegria sin motivo aparente" , perdon... leyeron bien... "sin motivo aparente. O sea, es obvio que el hombre no le da ningun motivo para tener alegria, vamos, esta super seguro que si esta alegre no es por como es él con ella. Je.

    Y si es cierto, que las mujeres, mentimos menos, pero mentimos mejor. Es que no mentimos para hacernos las cancheras, muchas veces mentimos por necesidad. El hombre es infiel por deporte, y miente tan desinteresadamente como nos cuidan.

    Ojo, que hay hombre buenos por ahi eh, no se me vayan a enojar.

    Yo no los conozco, pero dicen que hay, je.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias a todos por sus comentarios.
    Los he leído y releído a cada uno.

    Lucía: bienvenida! gracias por tus lindas palabras.

    Patricia y Serhumana: no sé por qué, ahora no veo sus comentarios publicados, sin embargo los publiqué apenas dejaron sus mensajes y no borré ninguno de ellos. Debe deberse a un problema de blogger...no tengo la mínima idea de qué pasó. De todas maneras, muchas gracias a las dos!
    Serhumana: bienvenida! acá te esperamos cuando gustes.
    Patri: ni que estuvieras en mi mente, te juro.

    R.: bienvenido! muy buen video y muchas gracias por contar algo tan íntimo.

    Mat: para nada recomendable...vos lo dijiste. Me alegro que compartamos la misma pasión (una más): nuestro amigo Frankie. ;)

    Candorosa: agreguemos eso!

    Georgie: yo creo algo similar sin dudas.

    Randy: si está cómodo y bien...felíz, por qué aventurarse? ¿a qué precio? ¿no?

    Blas: también pienso eso, uno va de la mano de lo otro.

    Perro: no creo que todas pasen por el corazón...está visto que no. Al menos, ese es mi parecer.

    Tendencia: Gracias por tu mensaje.
    Respecto a la renovación es muy posible, ya que sería como demostrarse que todavía "uno sigue en carrera".

    Abrazos y besos según corresponda!

    ResponderEliminar
  14. Hola Marce,
    Interesante lo que dice Tendencia al inicio de su comentario. Lo digo porque una vez escuché decir : Antes de serte fiel tengo que ser leal conmigo misma. Y me dejó pensando.
    Hay algo que tenemos que reconocer que la inteligencia de la mujer para "sacar los pies del plato" se suma una astucia sin igual que la deja fuera de evidencia.
    Marce si vieras las conversaciones de las señoras en el gym que tengo que soportar a veces (no tengo de otra se me olvida el Ipod) son de terror, de terror y en ellas esta el tema de los amantes son increíbles, comentarios, tácticas, juegos, todo, todo el despliegue... too much.
    Finalmente creo como lo dice dr. Horvat: La fidelidad no se jura ni se reclama: se obtiene.
    Y respecto de la pregunta... ejem.. ejem... puntos suspensivos. jajaja.
    Que tengas buen fin de semana, me encantó que te gustaran mi pelis.
    Cinema Paradiso me emociona todo.
    Un beso y abrazo.

    ResponderEliminar
  15. GRACIAS MARCELA POR VISITAR MI BLOG Y ME ENCANTA QUE TE HALLA GUSTADO.
    UN CARIÑO, LUCIA

    ResponderEliminar
  16. Je, seguro que es bloguer, no te preocupes, a mi tambien me pasó, a veces tardan dias en aparecer los comentarios.

    ResponderEliminar
  17. Siempre pensé que la fidelidad era por decreto, hasta que me di cuenta que es de a dos. Si la pareja se escucha, en lo posible trata de entender lo que el otro le pide, y aunque sea intenta dar lo que el otro necesita, o deja de hacer las cosas que lastiman, automáticamente se logra la fidelidad, sin que sea una obligación. Siempre uno busca afuera lo que no encuentra dentro...
    es asi?
    saludos
    ana, de casi 50, me encantó el blog

    ResponderEliminar

Todos los comentarios serán leídos y moderados previamente

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.