El dulce de leche: su leyenda y receta


En el mundo los argentinos somos conocidos por varias cosas: algunas muy buenas y otras, en cambio, no tanto. Pero esta vez me referiré a las que sí son buenas como la prestigiosa carne argentina, el tango, el fútbol (asociado a Maradona), los vinos, el mate. La patagonia argentina, nuestra muletilla de siempre al hablar: el "che" y el tan famoso "dulce de leche", entre muchas otras.
Ustedes saben que me gustan las cosas dulces, sin embargo el dulce de leche lo miro con cariño y sólo me lo compro muy de vez en cuando por su alto contenido calórico. Este manjar, delicia de muchos extranjeros cuando pisan suelo argentino, es un ícono de la argentinidad.
Y si del dulce de leche hablamos, nada mejor que conocer brevemente cómo se originó esta delicia que acompaña las tostadas y panes de los argentinos en el desayuno y la merienda, y sirviéndonos cucharadas tomadas directamente del envase, cuando la tentación ya es demasiada.

Existen diversos relatos en relación al origen del dulce de leche. Sin embargo es difícil establecer cuál es el verdadero, ya que muchos de los países donde se lo produce se atribuyen su invención.
En Argentina existe un relato popular y legendario que fecha su invención hacia el año 1829 en instancias en que estaban por reunirse para firmar un pacto de paz Juan Manuel de Rosas y su enemigo político (y primo hermano) Juan Lavalle en la estancia del primero en Cañuelas, a las afueras de Buenos Aires. Lavalle fue el primero en llegar y, fatigado, se recostó sobre el catre de Rosas, quedando dormido. La criada de Rosas, mientras hervía leche con azúcar (preparación conocida en esa época como lechada) para acompañar el mate de la tarde, se encontró con Lavalle durmiendo sobre el catre de su patrón. Ella lo consideró una insolencia y fue a dar aviso a los guardias.


Estancia La Caledonia

Poco tiempo más tarde arribó Rosas, quien no se enfadó con Lavalle y pidió a la criada el mate con leche. Ésta recordó en ese momento que había abandonado la leche con azúcar al fuego, dejándola calentar durante un largo tiempo. Al regresar a buscar la lechada, la criada se encontró con una sustancia espesa y amarronada. Su sabor agradó a Rosas y se cuenta que compartió el dulce con Lavalle mientras discutían los puntos del pacto, dando así un origen accidental al dulce de leche.



¿Cuál es la receta del dulce de leche?


Ingredientes.-

3 litros de leche.
1 kg de azúcar blanca.
1/2 cucharada de bicarbonato de sodio.
1 vaina de vainilla o en su defecto esencia de vainilla.


Procedimiento.-


Se pone a hervir la leche junto con el azúcar, el bicarbonato y la vainilla en una cacerola esmaltada o de cobre a fuego lento, sin dejar de mover hasta que rompa el hervor. Bajar el fuego y seguir revolviendo hasta que se oscurezca y se espese (con la cuchara de madera podrá formar ochos compactos). Subir el fuego hasta que rompa nuevamente el hervor y retirar. Dejar enfriar y estará listo para usar.

.

Consejos.-

1) El punto se comprueba tomando un poco con un palillo, dejar enfriar y si no corre está a punto.
2) Reducir removiendo durante aproximadamente 3 horas. Se retira y se pone en tarro de vidrio.
3) El bicarbonato no debe ser en exceso, caso contrario se oscurece demasiado.
4) Si utiliza azúcar refinada las posibilidades de que no se corte son mayores.


Existe también una forma simplificada de hacer dulce de leche, a base de leche condensada. Se toma una lata (o la cantidad de latas que se desee) de leche condensada y se la cocina al baño maría durante al menos 2 horas.

La lata debe estar cubierta completamente con el agua, para que se cocine todo su contenido. Cuando se abre la lata, lo de adentro será dulce de leche.

Si tenés ganas de prepararlo y deleitarte en las mañanas cuando te levantas o aplicarlo en postres, tené presente esta receta sencilla y que sólo te tomará unos pocos minutos de elaboración.

Ref: Wikipedia

Post Relacionados por categorias


13 comentarios:

  1. Adoro el de leche, los chocolates y los helados. Si organizás alguna degustación, estaré presente. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Adoro el de leche, los chocolates y los helados. Si organizás alguna degustación, estaré presente. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Qué post tan tentador!!! Donde yo vivo no se consigue el dulce de leche (sólo a veces, cuando importan de Argentina)La verdad es que me da fiaca cocinarlo, porque lleva mucho tiempo, y el de leche condensada, no es lo mismo.
    Luego de leer, me voy con la boca hecha agüita, ji ji ji
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Si hay algo que me puede es el dulce de leche... y si el El amanecer más... Que delicia comerlo con los deditos!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ummmmmmmmmmmmmmmmm, me quedo con la receta, con lo golosa que soy, y me olvido del dicho de que dos minutos en la boca y toda la vida en las caderas.

    Besitos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  6. mmmm que rico, me invitas ???

    besos.

    ResponderEliminar
  7. Creo que ese dulce sería lo que aquí denominamos leche condensada y es un PECADO MARAVILLOSO.

    Sí, es muy calórico y siempre se ha de tomar con cuidado, lo sé, lo sé. Con fresas está de vicio.

    Yo recuerdo que en casa de mis padres un bote no duraba nada: entre todos los hermanos nos lo acabábamos tomándolo directamente del bote, era delicioso tomarlo a escondidas, ja, ja, ja.

    Besos,

    Anabel, la Cuentista

    ResponderEliminar
  8. Ay Marce...¡Qué tentación, con lo que me gusta!
    Y encima es domingo.
    Jaja.
    Besitos y buena semana.

    ResponderEliminar
  9. Estas cosas es mejor no saber hacerlas, yo que soy adicto al dulce de leche no sé qué sería de mí si supiese hacerlo.
    Besoss ;)

    ResponderEliminar
  10. Todo lo dulce hace que el alma se calme. Si otros lo hubiesen probado en su momento, seguro que muchos conflictos se habrían evitado. Besos, Marcela.

    ResponderEliminar
  11. Me apunto la receta con pelos y señales... ¡me encanta el dulce!

    Un besito y feliz semana preciosa

    ResponderEliminar
  12. Hoooola linda! hace unos meses hubo una polémica entre nuestros países por el origen del dulce, ¿te acordás? De uso rioplatense pero estoy segura que es de origen argentino.
    Confieso que el industrial no me llama tanto, en casa lo devoran pero yo no. Si es casero..¡eso sí son palabras mayores!
    Lo hago al menos una vez al año rogando que se corte, pero no, no me queda nunca con la textura que busco!
    Me uno a Tendencia para la degustación y lo invito a prepararlo juntos y en tu honor.
    Que lleve un limón, a lo mejor con unas gotitas...
    Besos dulces!
    Patri

    ResponderEliminar
  13. Que rico Marce!!!
    Una verdadera perdición!!!
    Besitos

    ResponderEliminar

Todos los comentarios serán leídos y moderados previamente

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.