Recordando a mi papá en una fecha especial


Hablar de mi papá me cuesta un poco porque ya no está conmigo. Podría decir muchas cosas acerca de él y lanzarme a sonreír mil veces.
Describirlo en pocas palabras, también es difícil… ¿cómo hacerlo en tan pocas líneas?.
Trataré, eso intento.
Fue una persona muy querida por todos quienes lo acompañaron en su camino. Tal vez haya sido por su amplia sonrisa y don de gente. Siempre estaba dispuesto a ayudar a quien lo necesitara…a todos y a cada uno de corazón, sin esperar nada a cambio.
Simple, “campechano”, y nacido en la provincia de Santa Fe, fue un buen estudiante y amigo de sus amigos, a quienes siguió viendo durante toda su vida. Quienes lo conocieron, siempre hablaron maravillas de él y aún lo siguen recordando con alegría.
Amó a una sola mujer: mi mamá. Con ella formó un hogar muy felíz y de ese matrimonio, nacimos dos hijas: mi hermana y yo con un año de diferencia entre ambas.
Los cuatro siempre unidos. Los cuatro, saboreando sus asados domingueros junto a amistades o familia.
Jamás lo escuché decir malas palabras, nunca delante mío o de mi hermana, será tal vez que como éramos mujeres, y cuidaba sus modales, porque era sumamente respetuoso y caballero.
Tal es así que una vez, en uno de sus famosos asados y estando yo casada, mi ex marido luego de que yo le comentara que “mi papá no dice nunca malas palabras”, empezó a reírse. Me dijo sorprendido respondiendo a mi absoluta aseveración: "¿tu papá no dice malas palabras? ¡Mil veces lo escuché decir malas palabras!".
Efectivamente las decía pero no delante de nosotras, pero no me había enterado hasta ese momento. ¡Qué ingenua!.
Él cuidaba las formas y el lenguaje delante de sus hijas y lo supe de grande. Semejante grandulona y…
Le gustaba el mate. Adoraba ponerse sus alpargatas blancas todos los días después de su trabajo, ante las recriminaciones incesantes de mi mamá que le decía “¿otra vez con esas alpargatas?".
Adoraba a su Boca Juniors: seguía a su equipo siempre, aunque no haya ido demasiado a la cancha a verlo. Sabía las formaciones de Boca desde que tenía uso de razón, y la pelota de trapo fue su juguete preferido con sus amigos de barrio de aquellos años de niñez.
Ojos verdes, piel muy blanca, cejas pobladas…y algunas pequitas en la espalda. De manos generosas y piernas que aún en la madurez, conservaban rastros bien marcados de sus años de atleta: carreras con obstáculos, lanzamientos de jabalina, y todo deporte a su alcance.
Sentía orgullo por su familia y siempre estuvo al lado de sus padres para darles una mano en lo que necesitaran.
¿Otra anécdota? No recuerdo bien el año, pero yo estaba entrando en la adolescencia. En unas vacaciones en Córdoba, íbamos caminando los tres: mi papá en el medio, mi hermana de un lado y yo del otro. Por la calle, pasa un auto con unos chicos “grandes” y le dicen gritando: “¡Viejo! ¿vos con dos semejantes minas? ¡Danos aunque sea una!" (éramos sus hijas, ¡no dos minas!).
Sereno, calmo, de muy buen humor, cariñoso, gran lector y estudioso, excelente y reconocido profesional…de mirada tranquila. Paciente (bastante con tres capricornianas a su alrededor), y un ser positivo ante todo. Para él, la vida debía tener siempre una mirada positiva.
Millones de recuerdos felices, pocos, y que me sobran los dedos de la mano, para contar los amargos y tristes.

Una gran pena no tenerlo y poder decirle cuánto lo quiero hoy. Lo extraño y adoro mucho, pero sé que lo sabe y que lee mis letras. Que lee mi corazón, que todavía me sigue dando el beso de padre amoroso cuando me voy a dormir como cuando era niña; y me sigue alentando desde donde esté ante situaciones difíciles.

Este ha sido mi humilde homenaje a él, que hizo de mi vida algo increíble a su lado. Aprendí mucho de su ejemplo, de sus pensamientos, de sus reflexiones. Fue mi guía. Tenerlo, y ser su hija, siempre me hizo sentir orgullosa y felíz.



Muchos países festejan mañana domingo el "Día del padre". Para los lectores que son papás o están por serlo, ¡mis mejores deseos!.

Marcela

Post Relacionados por categorias


14 comentarios:

  1. Marcela: GRACIAS. Mi blog refleja la ausencia de mi mamá no hace aún un año y mi padre hace casi 8.
    Gracias porque leerte es recordarles...y sobre todo recordar que los hijos..."amamos a nuestros padres"...Tu papa, Marcela, sabe de cada una de tus lineas y de cada una de las horas de tu vida...eso lo tengo tan claro como que en España el día del padre es el 19 de marzo...pero que además hoy he aprendido gracias a ti que mañana domingo mucha, mucha gente recordará a los grandes "progenitores".
    Besos y gracias por "quererle" así...

    ResponderEliminar
  2. Me emocionaste muchísimo con este recuerdo de tu papá. Desde donde él esté, seguramente estará leyendo tu post, sonriendo feliz.
    Qué hermoso post!!
    Feliz día a todos los padres.
    Un fuerte abrazo para vos.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades a todos los Padres que lo vayan a celebrar mañana.

    Saludos desde Malaga.

    ResponderEliminar
  4. Un precioso post Marcela, estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Winnie, es más, los hijos son también el reflejo de los padres y conociéndote a ti se puede adivinar la buena persona que fue tu padre.
    Besote muy gordo

    ResponderEliminar
  5. Marcela: comparto lo expuesto. Aún sin haber tenido la oportunidad de conocerlo; tu padre fue un muy buen profesional y por sobre todas las cosas una gran persona.

    Está contigo siempre; orgulloso de tí y sabe acompañarte en cada paso desde la distancia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. papá de marce: sé que de alguna forma está leyendo,capaz que ests tomando un café con el mío...feliz día y gracias por ser el papá de esta capricorniana que escribe este blog tan querido por tantos y que no se imagina el alcance que tienen sus letras...!!!
    y a vos marce...un enorme abrazo... estas fechas son tan especiales... más cuando sabemos que están pero no fisicamente.

    ResponderEliminar
  7. Winnie,
    Qué dulce sos, muchas gracias. Lamento saber de tu reciente pérdida, pero yo soy de las que cree como vos, que siguen estando y apoyando. Alentando a una a seguir y como padres-madres, siempre protegiendo.
    Un beso grande y gracias nuevamente.

    Marina,
    Nunca escribí demasiado de mí, sólo conté anécdotas o cosas muy triviales...pero este día y este año, quise hacerlo y hablar de mi padre a grandes rasgos. Gracias por tu mensaje! un beso

    Annick,
    Saludos! te envío un beso

    Mat,
    Yo creo que sí (muchas veces). Somos su reflejo porque aprendimos de ellos mucho. Los escuchamos decir mil veces frases que en principio, no entendíamos bien. Pero con el correr del tiempo, al menos yo, dije más de una vez: "cuánta razón tenía!".
    Gracias Mat! un beso gordo hiper gordo para vos.

    TV,
    Gracias! y así lo siento muchas veces. Cuando algo no me sale o se me van complicando las cosas, hay un susurro en mi oreja que me dá ánimo y fuerza. Por ese susurro, me vuelvo a levantar y caminar.
    Un beso y gracias...

    Divina Life,
    Tu mensajito me llenó de ternura...¡en serio! muchas gracias por tu calidez y es muy probable que estén leyendo nuestras locuras... ;)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Marcela reina

    Precioso homenaje que le has hecho a tu padre, si ya él estaba orgulloso de tí, te garantizo que donde quiera que esté, lo estará mucho más con estas bellas palabras que le has dedicado.

    En mi casita reina tienes unos regalitos para tí, pasa a retirarlos cuando puedas.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  9. Hay seres que nunca se van aunque no podamos ya verlos. Son los que fueron significativos en nuestras vidas, que nos amaron y a quienes amamos. Y seguirán con nosotros mientras los extrañemos y recordemos.
    Tu padre es uno de ellos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno... lo siento mio... me identifica

    ResponderEliminar
  11. Gracias Naiba, Siluz y Rosana.
    Se extraña a los padres que ya no están, aunque sigan pasando los años.
    Yo estoy convencida que no se van del todo, que siguen estando y apoyando a los hijos desde donde se encuentren.
    Nuevamente, gracias a las tres.
    Abrazos, besos

    ResponderEliminar
  12. Querida Marce, qué emotivo homenaje a tu papá! Con esas pocas y amorosas palabras nos transmitiste una imagen suya muy concreta y por cierto, digna del mayor respeto.
    ¡Me emocionaste! y ahora sé con certeza que todo lo lindo que conozco de vos, también es el legado de un hombre maravilloso.
    Un buen padre que supo hacer de su paternidad, el mejor pilar para tu formación como ser humano.
    Un beso querida amiga
    Patricia

    ResponderEliminar
  13. Gracias por la historia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Patri, querida amiga:
    Muchas gracias por tus palabras! uf, si lo hubieras conocido, te habría encantado porque te conozco.
    Un besote

    Don Segundo,
    Hola! gracias a vos por venir.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios serán leídos y moderados previamente

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.